Querida muerte, de Jennifer Moraz

por | Feb 18, 2020 | Novela gay | 0 Comentarios

Mia tiene una importante misión que cumplir. La llevará a cabo si la dejan los dolores y los fantasmas que la persiguen. En medio, está su relación con Aela, en la que influye esa misión vital. Este es el punto de partida de Querida muerte, de Jennifer Moraz.

Querida Muerte es una novela de fantasía urbana  ambientada en una ciudad oscura y un ambiente opresivo. Nos sumergimos en la historia de tal forma que también sufrimos los dolores de Mia o sentimos cercana la relación entre las dos protagonistas. El libro gustará a quienes buscan historias con personajes diversos y donde el worldbuilding esté muy marcado.

Este es mi segundo libro para el reto de lectura LGBTQ+ 2020. Esta novela corta de fantasía encaja en el punto 9 (un libro de ciencia ficción, fantasía y terror), pero también lo puedes meter en el de novela de menos de 200 páginas (como Fábula de un otoño romano, de Bruno Ruiz-Nicoli).

querida-muerte

Jennifer Moraz, autora de Querida Muerte

Jennifer Moraz (Tenerife, 1992) es ingeniera de formación, además de escritora. En la actualidad está preparando Érase un hotel, una familia y la muerte, su próxima novelette. Además, ofrece servicios de lecturas beta, de sensibilidad y marketing online para escritores. También, trabaja en Cómo matar a Ray, novela que está emparentada con Querida Muerte.

querida-muerte

Entrevista con Jennifer Moraz

¿Cómo surge Querida Muerte?

Estaba tratando de profundizar en el worldbuilding de mi novela Cómo matar a Ray y me quedé atascada, no era capaz de ver más allá de lo que estaba escribiendo en ese momento. Así que se me ocurrió escribir un pequeño relato sobre uno de los personajes que más metido está dentro del entresijo.
Fue una forma creativa de desarrollar el universo y establecer los principios por los que se regirían los diferentes grupos sociales y para establecer cómo funcionaría lo mágico en toda la historia. Es fantasía, al fin y al cabo, aunque al principio pueda parecer lo contrario, y más teniendo en cuenta que está ambientada en la época actual.

Al final, una cosa llevó a la otra y el relato se convirtió en algo más grande, y vi que podía funcionar como una historia más de este universo. Me dio pena que solo se quedará como ejercicio creativo personal y decidí publicarla.

Querida muerte: fantasía urbana

¿Cómo fue el proceso de worldbuilding de la novela?

Mi idea era diseñar el universo detrás de la historia antes de ponerme a escribir, pero tuve serias dificultades para hacerlo. Así que el proceso se desarrolló junto con la escritura de la historia. He de admitir que no fue el proceso más eficiente: además del tiempo, a veces descartas escenas o miles de palabras porque más adelante se te ocurre modificar algún elemento o introducir algo totalmente nuevo. Sin embargo, lo que valoro es la satisfacción final con el trabajo y estoy feliz con el resultado.

querida-muerte

Dolor en la trama

El dolor que sufren los personajes está muy presente en toda la trama. En tu cuenta de Twitter sueles hablar sobre salud mental. ¿Tenías muy clara la presencia del dolor en tu libro?

Para mí la psicología de los personajes es muy importante en una historia. A menudo observo que los personajes pasan por situaciones traumáticas y me parece poco creíble que no deje secuelas o les afecte de alguna forma. Por eso en mis historias suelo tenerlo en cuenta, más que por algún tema de visibilidad de salud mental.

En Querida Muerte la protagonista realiza actos que le provocan muchos remordimientos. No quería dar a entender que los hacía con gusto o que le daba igual. Pienso que, si no estuviera atormentada por lo que ha hecho, no sería realista, a no ser que tuviera una falta de empatía brutal y le gustara ser cruel (no es el caso). Aparte de eso, ha tenido una vida larga, dura y complicada. Creo que su dolor es coherente con el personaje.

Lo que tenía claro desde el principio era que Mia sería una persona que soportaba sus propios fantasmas. Quizá tuvo que ver que este personaje lo pensé cuando estaba atravesando una época de mi vida muy difícil y reflejé en ella parte de lo que sentía.

Fantasía y personajes LGBT

¿Tuviste algún referente de fantasía o de personajes LGBTQ+ a la hora de escribir Querida Muerte?

Me hubiera encantado tener algún referente LGBT en este aspecto (o cualquier otro), porque eso significaría que tenemos variados ejemplos de representación, pero lo cierto es que simplemente escribí los personajes que me encantaría encontrar en historias de fantasía. Quizá a alguien le parezca inverosímil que se concentren tantos personajes LGBT en una historia y, aunque por el momento no ha sucedido así, a veces esto se reduce a una crítica negativa para la historia.

Con estos aspectos siempre se exige un grado de realismo (a pesar de ser fantasía), y en verdad lo tiene; lo que sucede es que estamos contaminados de la ficción mainstream donde si dos personajes LGBT coinciden en la misma historia es un milagro y donde tampoco tenemos casi ninguna voz perteneciente al colectivo. En la realidad te encuentras que las personas LGBT se rodean de otras personas LGBT, y es muy raro que se queden aisladas para siempre. Así que, si tenemos a una protagonista lesbiana, es normal que sus intereses amorosos (y no tan amorosos) sean otras mujeres que sienten atracción por otras mujeres.

Respecto a la fantasía, sí que me inspiraron algunas historias. Por ejemplo, el universo del juego de rol de Vampiro: la mascarada, aunque lo conozco más bien por los videojuegos. Quien haya leído Querida Muerte puede pensar: «¿Y dónde metiste a los vampiros?». Lo que me inspiró fueron los diferentes grupos sociales, clanes y todo el código que siguen para preservar su supervivencia dentro de la sociedad humana. Aunque menos, también algunas míticas aventuras de fantasía urbana como Buffy, cazavampiros (de nuevo, lo siento, tampoco fue por los vampiros, sino por la mezcla de la mitología tradicional con el presente).

La opinión de los lectores

¿Qué feedback estás recibiendo de la novela? Tanto de la historia como de las protagonistas.

Es la primera historia larga que publico, por lo que estaba expectante por conocer qué opinaban de ella otras personas. Cuando publicas algo siempre tienes una perspectiva de lo que has hecho, pero es tan poco objetiva (imposible que fuera de otra forma después del tiempo que has trabajado en ella) que al final no estás segura de cómo es el resultado. Es una sensación extraña, una mezcla de inseguridad, incertidumbre… Al ser autopublicada también te enfrentas a los juicios sobre la calidad física del producto, de si luce lo suficiente profesional, ya que no tuviste una editorial que se encargó de eso, recae en ti la responsabilidad. Y en general, mis percepciones no estaban muy alejadas de las opiniones generales de los lectores.

Me ha parecido muy interesante cómo cada persona interpretaba los personajes y la historia de una forma diferente y, por supuesto, lo subjetivas que llegan a ser muchas de las opiniones, por lo que al final no es que te ayuden en ningún aspecto técnico o algo así. El feedback me ha dejado tranquila, con la sensación de haber escrito lo que tenía en la cabeza; eso ha sido lo más importante para mí.

Claro que no siempre todas las opiniones han sido buenas (aunque no me ha llegado ninguna muy mala o destructiva); en muchos casos me hubiese gustado leer algo más extendido de estas, porque no las entendí o no sabía qué elemento había sido el que no les gustó. En fin, no se puede hacer nada más. Las opiniones al final son más de lectores para otros lectores que para los autores.

En cuanto a los personajes, va un poco también con el gusto del lector. De hecho, creo que a las personas que logran conectar de algún modo con alguna de las protagonistas termina por gustarles la historia. Por el contrario, a quienes han visto más lejanos a los personajes o pensaban que se trataba de una trama de otro tipo, creo que no les ha gustado tanto la historia. Es normal, los personajes son la base fundamental de esta historia, en especial Mia y Ashia (Aela es un poco más misteriosa). En cuanto a Mia, ya de por sí tiene una personalidad difícil; me parece normal si a alguien le cayera mal o no conectara del todo con ella.

En verdad, lo que más he aprendido es la importancia de cualquier mínimo comentario, mención y recomendación a los autores pequeños, ya no solo a los que no tienen una editorial detrás: también a los que tienen a una muy pequeña cuyos libros no llegan a las grandes superficies.

Jennifer Moraz: más allá de Querida Muerte

Ahora preparas Cómo matar a Ray, continuación de Querida Muerte. ¿Cómo lo llevas?

Mucho mejor que hace unos meses. Tuve un bloqueo creativo, aunque solo con esta historia (estuve escribiendo otras cosas). De repente no me acababa de convencer la dirección que había pensado para la novela, y eso quería decir que entonces tendría que eliminar gran parte de lo escrito. Pero, por más que intentaba buscar otra solución, no había forma. Así que hice de tripas corazón y la tijera que metí. La verdad es que ahora estoy muy contenta con lo que está saliendo e incluso estoy escribiendo más que antes. Mi objetivo es terminarlo de escribir antes del final de este año.

¿Qué otros libros LGBT+ recomendarías?

Me encantaría recomendar las historias de Kameron Hurley y Rocío Vega. Ambas escriben historias que tienen muchos parecidos con el tipo de representación LGBT+ que se encuentra en Querida Muerte y esta son historias que no se centran en los dilemas de ser LGBT+. Digamos que son las aventuras de fantasía y ciencia ficción «de siempre» protagonizadas por personajes LGBT+ y por mujeres que se salen de los arquetipos habituales de la ficción. Así que es como un 2×1 para leer otro tipo de historias protagonizadas por personajes LGBT+.

Para quien le apetezca algo más de estilo realista, la bilogía de Diana Gutiérrez