Sensitive reader, comedia y personajes LGBT+

por | Abr 7, 2020 | Escribir comedia | 2 Comentarios

Revolución en la red fue mi primer libro de relatos. Varios de los cuentos están protagonizados por hombres gays, y es un libro de relatos de humor. Comedia y LGBT son campos en los que puede necesitarse la experiencia del o de la sensitive reader.

¿En qué consiste la figura del sensitive reader?

Sensitivity reader, sensitive reader, SR, lector sensible o lector sensitivo es una figura en auge en los últimos años al escribir sobre algunos colectivos. Esta persona lee tu texto como si fuera una lectora cero o lectora beta y se detiene en cómo se representan:

  • Mujeres
  • Personas del colectivo LGBT+
  • Razas, etc.

Suelen ser personas activistas o que pertenecen al colectivo del que van a hablar. Si la representación resulta ofensiva, estereotipada…, el o la sensitive reader sugiere cambios. Su análisis dependerá de lo que le pidan los autores.

sensitive-reader

(Imagen: Diego Duarte Cereceda | Unsplash)

El escritor Rafa de la Rosa tiene un post muy bueno sobre qué es el sensitive reader y sus características:

  • Acorde para el texto que va a analizar. Por ejemplo, si es un texto sobre personas trans, lo ideal sería buscar sensitivity readers trans.
  • Lee mucho. Si encima lee del género del texto (ciencia ficción, fantasía, humor, misterio…), mejor, porque puede notar fallos en la trama o la construcción.
  • No censura el texto ni lo vuelve más blando.
  • No es obligatorio, sino “una consulta externa”, en palabras de Rafa, para comprobar que “no se ha metido el gambazo en nada”.

Centrándonos en la comedia y los personajes LGBT, ¿qué tendría en cuenta un sensitivity reader a la hora de leer textos de este tipo protagonizados por ellos? ¿Qué recomendaciones daría para escribir con estos personajes o situaciones? Se lo he preguntado a varios SR del colectivo y estas son sus recomendaciones:

Jennifer Moraz

Jennifer es escritora (en el blog la entrevisté sobre su Querida Muerte) y ofrece servicios de sensitive reader de personajes femeninos y LGB. También, asesora sobre personajes del colectivo. Asimismo, ha formado parte del jurado de Iridiscencia, una antología de relatos LGBT+ de ciencia ficción, fantasía y terror. En su web puedes leer más sobre la importancia de escribir personajes LGBT o tópicos sobre estos que debemos evitar.

Jennifer cuenta que en una lectura sensible de comedia y personajes LGBT+ “se evalúa si el personaje en cuestión es real y posible y si la representación es positiva o negativa”. Recuerda que no se trata de censurar una obra o de evitar historias “dramáticas o trágicas”, sino de estudiar las ideas o mensajes que desprende ese personaje. “Por ejemplo, ¿mi historia dice que ser gay es malo?, ¿según mi historia ser trans es un trastorno o enfermedad? Es necesario conocer la intencionalidad de quien escribe, pues a lo mejor no era su intención transmitir semejantes barbaridades”.

Para mejorar este tipo de escritura, “la recomendación más importante es que se informen”. Jennifer recuerda que hoy existen muchos ensayos, artículos o estudios que permiten conocer mejor al colectivo. Además, en las redes sociales hay activistas que hablan de sus problemas y de otros aspectos de ser LGBT+.

Por último, hay que hablar con la gente: “Existe cierta cultura LGBT+ que, si se quiere conocer o reflejar en la historia (esto ya depende del universo donde se desarrolle la trama), y no se conoce, hace necesario hablar con gente del colectivo. Aunque mejor un lector sensible, que ya entiende de escritura y narrativa”.

Daru/Victoria

Daru es sensitive reader. Como Jennifer, también formó parte del jurado de Iridiscencia. En su opinión, lo más importante en comedia es que “la gracia, la punchline, no provenga de estereotipos o de situaciones violentas normalizadas, sino que se desprenda de nuevos contextos en los que ser LGBT aporte otro punto de vista, una nueva realidad, de donde se extrae el humor”.

sensitive-reader

(Imagen: cedida por Daru)

A la hora de diseñar los personajes del colectivo, Daru recuerda que son personas reales ficticias: “Tienen una personalidad, tienen una historia, tienen un contexto… que se entreteje con ser LGBT, pero ninguna de esas dos realidades eclipsa a la otra. A menudo se tiende a olvidar alguna de las dimensiones del personaje, bien para añadir emoción o dramatismo a la historia, o bien para enaltecer a uno de los pocos personajes no cisheteros que hay en el escrito. Sin embargo, eso lleva a que se alteren partes de su personalidad que no son coherentes con lo anterior”.

Y como “la gente LGBT está por todas partes”, aconseja: “Poner un único representante token solo te dificulta el trabajo de escribir, porque te lleva a olvidar esa parte de tu trama o a condensar multitud de realidades complejas en un único personaje, haciéndolo difuso y poco atractivo”.

David Orell

En su web, David da visibilidad a escritores LGBT+ y al colectivo en la historia de la literatura. Además de los relatos que podemos leer en su web, tiene publicados un libro de cuentos, Ya lo dijo Thomas, y dos novelas, El admirador de Kerouac y El secret de Ca’n Fortor.

sensitive-reader

(Imagen: Davidorell.com)

David piensa que los escritores tienen “el poder de cambiar el mundo mediante las historias y los personajes que las contienen”. Y eso conlleva “un especial cuidado como autor, puesto que debemos lograr una conexión con el lector”.

A él, como sensitive reader, no le sirven frases como “el amigo gay” o “la amiga lesbiana”, “porque no entiendo qué aporta a la novela esa coletilla ya tan refrita”. En su trabajo, asesora para que los autores tengan en cuenta que algún comentario “puede ser ofensivo o de mala interpretación”.

A la hora de analizar la representación LGBT se fija en “los personajes, el tono de las conversaciones, la expresividad, la profundidad y el marco temporal”. Centrándonos en los relatos o novelas de humor, “es más de lo mismo”. Él ahora está escribiendo una novela sobre una drag queen en un tono “cómico y agridulce”. “Debo tener mucha consideración con el tratamiento de los personajes, los diálogos y los gestos”.

Su recomendación a la hora de escribir comedia (pero también cualquier otro género) es “echar una mirada a nuestro alrededor, fijarse en los detalles o preguntar directamente para resolver las dudas y despejar las incógnitas que puedan tener a la hora de crear un personaje o varios personajes”. La documentación y construcción de los personajes LGBT es esencial para él.

Rafa de la Rosa

Hemos hablado de Rafa al comienzo del post. Tiene publicados dos libros: Hijas de Lilith: El legado de la sangre y Compañeros de caza. También formó parte del jurado de Iridiscencia. Además, está embarcado en muchísimos proyectos futuros.

Como sensitive reader LGBT+, y además escritor del colectivo que ha buscado lectores sensibles, Rafa busca “que no se perpetúen clichés y estereotipos (al menos, que no se haga sin que el autor sea consciente de ello)”. Así, pide evitar que los personajes LGBT se definan “solo y únicamente por pertenecer al colectivo”. “Cuando nuestra condición LGBT no es el centro de la trama, de una broma… el hecho de ser LGBT se convierte en una característica más en el perfil de un personaje complejo y con múltiples facetas”, explica. Sus reflexiones valen para cualquier género, pero hace hincapié en que “el problema es que se ridiculicen los aspectos relacionados con las personas LGBT”.

Para evitar estos problemas, él recomienda leer. “No solo para personajes LGBT sino para todo. Igual que lees sobre física espacial antes de escribir un viaje interplanetario, lee textos con personajes LGBT, a ser posible escritos por personas LGBT. Tendrás información de primera mano si no tienes a personas del colectivo entre tu grupo de personas cercanas, te familiarizarás con ellos y aprenderás a incorporar sus características sin caer en presunciones ni estereotipos”.

Tras la revisión del sensitive reader

Con el informe de la lectura sensible pueden llegar sugerencias de cambio. “Todos tenemos errores, y como escritores el borrador está asociado a cambios y correcciones”, explica David. “Hay que asimilar que, cuando se entrega el texto a un lector sensible, su opinión no es una crítica negativa al uso, sino una mejora para el beneficio del autor”. Así, “lo importante es tener la mente abierta para recibir las críticas. Si uno no está dispuesto a escuchar lo que no quiere oír, mal empieza”. Como recuerda Jennifer, “los lectores sensibles no son obligatorios”. Solo, asesores o consejeros para los escritores. “Les puedes pedir opinión o no, luego les puedes hacer caso o no, la última decisión es del creador”.

Ahora solo queda aplicar sus consejos para escribir comedia con personajes LGBT+. ¿Estás de acuerdo con sus ideas sobre el sensitive reader? Te espero en los comentarios para seguir hablando sobre ellos.

La imagen principal es de rawpixel | Unsplash.

Seis colores y ocho ciudades

Una guía para recorrer el mundo a través de libros LGBTIQ+.

seis-colores-y-ocho-ciudades

Pueblo chico, infierno grande

Villanueva de la Encina cambiará la vida de Beltrán.

pueblo-chico-infierno-grande

Dónuts, barbas y mancuernas

A Nando le toca ser escritor fantasma de un influencer.

donuts-barbas-y-mancuernas

Río, 21 grados

Una guía de viajes sobre la cara menos conocida (y más sorprendente) de Río de Janeiro.

rio-21-grados

Revolución en la Red

Nueve relatos de humor con los que no volverás a ver internet y las redes sociales de la misma manera.

Comparte