Dime tu contraseña y te diré quién eres: hay una historia fascinante en cada clave

Hacemos las cosas por alguna razón: elegir coche, destino de vacaciones, carrera universitaria… Incluso contraseña. Detrás de cada combinación más o menos aleatoria de letras, números y caracteres hay una historia que merece la pena contar. Le hemos preguntado a varias personas por sus contraseñas en servicios de internet, tanto nuevas como antiguas. Detrás hay todo tipo de anécdotas, centradas en un mismo objetivo: el recuerdo.

Una joven opositora nos dice que suele utilizar “una bastante tonta”: ‘asdfghASDFGH’. ¿Por qué? “Porque era fácil de recordar y contiene mayúsculas y minúsculas, algo que piden en muchos servicios para que la contraseña sea segura”.

Las historias de contraseñas siguen en Hoja de Router.

¿Te gustaría compartir este artículo?
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Buffer this page
Buffer
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
Share on Google+
Google+

Cuando las tragedias son virales y nos afectan como si las viviésemos en persona

No es fácil saber qué va a convertirse en viral. Hay productos que parecen estar hechos para el éxito, a veces porque son prefabricados y otras porque enarbolan sentimientos universales como el humor o la nostalgia. Emociones por lo general positivas, sí, pero también hay un reverso oscurso: rumores, leyendas urbanas y tragedias que acaparan la atención de miles o millones de personas.

Ya sucedía cuando nos informábamos de forma exclusiva a través de medios de comunicación, y se ha acrecentado ahora que estamos expuestos a un mayor número de informaciones negativas con las redes sociales. ¿Qué hay detrás de todo ello? ¿Por qué tantas noticias tristes se conviertan en virales? ¿Qué sentimientos nos producen?

¿Te gustaría compartir este artículo?
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Buffer this page
Buffer
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
Share on Google+
Google+

De la Antigua Roma al ‘hashtag’: breve historia de la almohadilla

Almohadilla

Cuando los teléfonos fijos comenzaban a languidecer y los móviles con pantallas táctiles despertaban a la vida, un símbolo desaparecía con ellos: la vieja y querida almohadilla. Esas cuatro barras cruzadas en forma de rejilla nos servían (bueno, aún nos sirven) para pedir servicios especiales o ejecutar órdenes. Justo cuando parecía que nos íbamos a olvidar de ella, llegó Twitter y le dio un nuevo uso: las etiquetas (‘hashtags’ en inglés). Sin embargo, la almohadilla tiene una larga historia, que va más allá de de teléfonos y redes sociales.

Imagen de Lenore Edman

¿Te gustaría compartir este artículo?
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Buffer this page
Buffer
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
Share on Google+
Google+