El brote de neumonía que llevó internet a los hogares chinos y abrió la puerta de Alibaba

A finales de 2002, el virus del síndrome respiratorio agudo grave (SRAG, SARG en inglés) apareció en la provincia de Cantón, en el sur de China. Debido a viajeros enfermos e infectados, se propagó por muchos países. Hubo 348 muertos solo en la nación asiática; en todo el mundo, casi 700, y unos 8.000 casos de infección. La imagen de muchas personas saliendo a la calle con la mascarilla se convirtió en habitual en el país, y no precisamente por la contaminación. La paranoia crecía, y muchos ciudadanos se quedaban en sus casas para evitar contagiarse con la enfermedad. Hubo también casos de cuarentena, forzada o voluntaria, o de aislamiento: en Pekín, en abril de 2003, se llegó a cerrar un hospital con 2.300 personas dentro para evitar la propagación del virus. La historia completa se puede leer en Teknautas.

¿Te gustaría compartir este artículo?
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Buffer this page
Buffer
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
Share on Google+
Google+

Prestel, la internet británica que se adelantó a su tiempo y fracasó

Allá por los años 80, una especie de televisores se conectaban a la red telefónica y ofrecían servicios que ahora nos suenan tan comunes como el correo electrónico o la compra ‘online’ con entrega a domicilio. Aunque no fue muy popular, debido al alto coste de las terminales, un ataque que logró colarse en la cuenta del mismísimo duque de Edimburgo hizo que se empezaran a legislar los delitos informáticos en Reino Unido. Esta es su historia.

¿Te gustaría compartir este artículo?
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Buffer this page
Buffer
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
Share on Google+
Google+

El español que viajó a Canadá para montar FilmAffinity, el IMDB patrio

En 2002, tras pasar un año en Norteamérica aprendiendo a diseñar páginas web, el burgalés Pablo Kurt fundó esta base de datos cinematográfica junto al programador Daniel Nicolás. Casi quince años después, su objetivo es mucho más ambicioso: ser la referencia mundial en recomendaciones de películas y series. Así lucía FilmAffinity en noviembre de 2002:

¿Te gustaría compartir este artículo?
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Buffer this page
Buffer
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
Share on Google+
Google+