El Street View que inventaron los británicos veinte años antes que Google

El británico Alex Mansfield tenía 7 años cuando participó en un ‘maypole’, un palo como los de la cucaña y decorado con cintas ante el que se baila y que forma parte de una tradición muy arraigada en Reino Unido y Escandinavia. Alguien le hizo una foto y la mandó a la BBC. Esta imagen, como muchas otras, unos singulares recorridos virtuales y otros servicios, formaron parte del Domesday, una actualización muy particular del primer censo del país.

Robots gigantes y bares con videojuegos: un viaje por el Japón más tecnológico

Conocer los templos de Osaka o cenar ‘sushi’ son cosas que un viajero debe hacer en el país nipón, pero si hablamos de un ‘geek’ de manual es probable que prefiera buscar chollos en Hard Off o Beep y pasar la noche jugando al Mario Kart con un volante de verdad. El bloguero y ‘youtuber’ español David Boscá, que lleva varios años viviendo en el país del sol naciente, publica un libro dedicado al turista friki.

Prestel, la internet británica que se adelantó a su tiempo y fracasó

Allá por los años 80, una especie de televisores se conectaban a la red telefónica y ofrecían servicios que ahora nos suenan tan comunes como el correo electrónico o la compra ‘online’ con entrega a domicilio. Aunque no fue muy popular, debido al alto coste de las terminales, un ataque que logró colarse en la cuenta del mismísimo duque de Edimburgo hizo que se empezaran a legislar los delitos informáticos en Reino Unido. Esta es su historia.