niño marica

Niño marica, de Oscar Espirita

niño marica
(Imagen: Ediciones Hidroavión)

«Cuando mis compañeros se enfadaban conmigo me llamaban ‘marica’. Marica por cruzar las piernas, marica por jugar con las niñas, marica por no ser hábil con el fútbol y una larga lista de cosas que consiguieron que creciese con miedo a mostrarme tal y como era», cuenta Óscar Espirita en su biografía. Muchos años después, esa palabra formará parte de su poemario Niño marica (Ediciones Hidroavión). En él, Óscar recuerda al niño que fue, pero también rememora su adolescencia. Una adolescencia en la que, como contará a continuación, todavía sigue viviendo.

Niño marica está dividido en dos partes. La primera es la de un niño «delicado siempre […] / y se asustaba de las pelotas que al chutar / zumbaban a su lado», como dice uno de los poemas. Al final de esa primera parte se describe como «tímido introvertido y silencioso / mariquita invertido»

La segunda está protagonizada por un adolescente y sus sentimientos hacia otros hombres: «Soy invisible a ojos / de los hombres a los que amo. / Por eso me duele tanto el corazón». En esta parte, Óscar dedica poemas muy emotivos a su madre («quien me enseñó a ir siempre muy alto / incluso por encima de las nubes / y de los ángeles») y a su padre («si ese niño de ojitos de agua / te hubiese podido decir la verdad / sé que le hubieras estrechado entre tus brazos»).

Poemas gay cortos

En una entrevista en Atroz con Leche, el poeta decía: «Siento que he hecho de la sangre de mis heridas un pintalabios. Escribir este poemario me ha ayudado a entender que aquellas cosas de las que me avergonzaba estaban llenas de belleza».

Para Espirita, Niño marica es «una celebración de la diversidad», en la que también hay que mencionar las ilustraciones de Andrés Sierra, un artista con el que también ha colaborado para su libro Animalitos y en fanzines como Hombre.

Con Niño marica, cumplo el punto 7 (un poemario escrito por una persona del colectivo) del Reto de lectura LGBTQ+. Este reto visibiliza autores, autoras, títulos y editoriales del colectivo. Puedes seguirlo en un grupo de Goodreads o a través de unas plantillas descargables.

No es el único punto en el que puedes encuadrarlo. Si después de leer Niño marica te interesan otros libros de iniciación o bildungsroman, en el blog he hablado de Nido de pájaros, de Luis Maura, y Proyecto Bruno, de Ana González Duque.

Después de haberte presentado esta antología, solo queda saber quién es Óscar Espirita y que él nos cuente más sobre su obra. Leer más

nido de pájaros

Nido de pájaros, de Luis Maura

Mateo, un treinteañero que vive en Madrid, regresa a su pueblo manchego para conocer a su nuevo sobrino. Lo que podría ser alegría no lo es tanto. Mateo vuelve a un ambiente inhóspito, opresivo, en el que no se sintió cómodo por su homosexualidad. Al retornar al pueblo y a la casa familiar se reencuentra con mentiras y silencio. De esa homofobia, de la familiar, la rural y la interna, habla Nido de pájaros, de Luis Maura.

Nido de pájaros es la primera novela de este profesor, director, dramaturgo y actor de Ciudad Real. Entre otros trabajos, ha puesto sobre las tablas el monólogo Homo amans, inspirado en la novela De profundis, de Oscar Wilde. Homo amansNido de pájaros comparten un tema, la homofobia. Pero en esta novela encontramos más.

Los temas de la novela Nido de pájaros

nido de pájaros
Portada de Raúl Lázaro

El libro está trufado de reflexiones que Mateo, el protagonista, hace en primera persona. En ellas podemos leer la voz de una generación de treinteañeros sobre la identidad sexual, el mundo rural o las ilusiones vitales. Luis Maura habla también de las expectativas laborales que tenía esa generación y que no se han visto cumplidas. Además, sobre ese nido de pájaros metafórico sobrevuela la armarización del colectivo.

Maura pertenece a esa generación (nació en 1983) y hay mucho de él en el libro. Lo descubrimos leyendo los agradecimientos de la novela, que van desde su familia al pueblo, sin olvidar «las primeras personas con las que pude ser yo mismo».

El dolor también se siente con los personajes secundarios. Ahí está Vicky, ejemplo de una generación con sueños rotos. Pero también Jaime, el primer amor de Mateo; su comportamiento (mejor no contar mucho para no destripar) nos descorazonará.

El libro apenas tiene 100 páginas, y en ellas se dan todos estos temas y sentimientos. Maura narra con un estilo sencillo, sin barroquismos, con toques de costumbrismo y realismo, para mostrar el mundo interior del protagonista y el ambiente del pueblo. Como la define Lucas Ferreira en su reseña, Nido de pájaros es «una novela corta escrita con una absoluta precisión emocional».

Nido de pájaros en el Reto de lectura LGBTQ+

He leído Nido de pájaros para el Reto de lectura LGBTQ+. En concreto, para el punto 9, una novela de iniciación o bildungsroman. Mateo regresa al pueblo para conocer a su sobrino y también para saldar las cuentas pendientes con su pasado y con su entorno. ¿Lo conseguirá?

Para este mismo punto 9 sirve otro libro del que ya he hablado: Proyecto Bruno, de Ana González Duque. Si te interesan más libros de Dos Bigotes, en el blog tienes una reseña y entrevista sobre el libro de relatos Posiciones geográficas, de Suzana Tratnik.

Como he hecho en anteriores entradas, he entrevistado al autor para que nos cuente sobre su libro. Si quieres saber más sobre Luis Maura y Nido de pájaros, solo tienes que seguir leyendo.

Leer más

posiciones geográficas

Posiciones geográficas, de Suzana Tratnik

El gran tema de la colección de relatos Posiciones geográficas, de Suzana Tratnik (editorial Dos Bigotes), es la identidad sexual. En concreto, la identidad sexual de las mujeres. Muchos relatos están protagonizados por niñas, adolescentes y mujeres adultas que exploran el deseo o sufren en un ambiente lesbófobo. Con toques amargos o felices, Tratnik nos lleva por estas vidas. A la vez, conocemos la Eslovenia de los años finales de la antigua Yugoslavia y de los primeros como Estado independiente.

posiciones geográficas
Metelkova (Imagen: Wikipedia)

También, gracias a algunos de los cuentos del primer libro de Tratnik publicado en España, descubrimos la vida de la comunidad LGBTQ+ en esos años. En El beso de Nochevieja, por ejemplo, nos vamos a Metelkova, un centro cultural de Liubliana que fue cuartel militar y que desde los 90 es epicentro del colectivo.

En otros relatos destacan los símbolos. Es el caso de Cosiendo a la princesa, donde la confección de un disfraz sirve de metáfora sobre coser (cerrar) heridas. El último de los cuentos, Juegos con Greta, te hace contener la respiración en un momento determinado del texto y ya no te suelta hasta el final. Es el relato en el que, quizá, la tensión es más fuerte, después del dolor y la violencia que hemos sentido en otros.

Con Posiciones geográficas cumplo un nuevo punto del Reto de lectura LGBTQ+ 2019. Me lo llevo al 10, un libro de relatos publicado por una editorial LGBTQ+. Es la editorial Dos Bigotes, de la que tengo previsto leer otros libros para el reto y que aparecerán reseñados en los próximos meses. Esta antología es una selección de relatos de Tratnik, que ella misma escogió para la edición española.

Este reto pretende no solo visibilizar a editoriales LGBTQ+, sino también a autores, autoras, títulos y personajes del colectivo. Por ello, si te interesa, puedes seguirlo en Goodreads y con unas plantillas descargables.

Ahora, es momento de que Suzana Tratnik nos cuente más sobre Posiciones geográficas y sobre el resto de su obra.

Leer más