Por qué escribir a mano

Por qué escribir a mano

La primera versión de mis relatos y novelas la escribo a mano. Incluso, he comenzado este mismo post en una libreta, con un bolígrafo. Algunos estudios han hablado de los beneficios de escribir a mano, por ejemplo, para adquirir nuevos conocimientos. Yo tengo varias razones para escribir ficción de esta manera.

Escribir a mano: solos tú, el papel y el bolígrafo

Te sientas frente a la hoja en blanco sin distracciones como el navegador web o las apps. Solo escribir, escribir y más escribir. Así se evitan tentaciones y nos concentramos en una sola tarea. Ya habrá tiempo para corregir, buscar el significado de alguna palabra, encontrar un sinónimo adecuado… Si nos paramos cada dos por tres, no avanzamos.

Ordenar las ideas

Por la cabeza nos pasan tramas, diálogos, situaciones… que hay que estructurar, acondicionar, arreglar. Al pasar todo ello al papel se ordena con facilidad, lo hacemos crecer e incluso desechamos aquello que en nuestra mente sonaba bien, pero que plasmado no tiene consistencia.

Beneficios de escribir a mano
Imagen: Pixabay

Capacidad de escribir en cualquier lugar

Una libreta y un bolígrafo en tu mochila, bolsillo o mesita de noche. Escribir a mano te permite trabajar en tu novela o relato en cualquier lugar con visibilidad. A falta de un ordenador o teléfono cercano, o si ya has pasado muchas horas frente a estos y quieres descansar, esa obra que se está formando en tu cabeza encuentra pronta salida.

En su blog, la escritora de novela romántica Ivette Chardis habla de los beneficios de escribir a mano. Además, da un truco para quien quiera imitarla: acudir con la libreta a un lugar distinto al que habitualmente se usa para escribir y empezar a captar sensaciones con los sentidos. Y tú, ¿sueles escribir a mano?

¿Te gustaría compartir este artículo?
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Buffer this page
Buffer
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
Share on Google+
Google+
Imagen de la película 'El autor', recomendada para escritores

Qué puedes aprender como escritor de la película ‘El autor’

La semana pasada vi El autor, la película de Manuel Martín Cuenca estrenada en 2017. Protagonizada por Javier Gutiérrez y Adelfa Calvo, que ganaron sendos premios Goya por sus papeles, es una adaptación del relato El móvil, de Javier Cercas. En esta comedia negrea, Gutiérrez interpreta a Álvaro, un aspirante a novelista que se inspira en la realidad con el fin de escribir su primer libro. Para ello, no le importará espiar o manipular a sus vecinos y plasmar todo eso en el papel.

Tanto si eres escritor de relatos como si eres escritor de novelas, de El autor se pueden sacar algunas lecciones que te ayudarán en tu trabajo o a inspirarte. Eso sí, sin llegar a los extremos de Álvaro. ¿Cuáles son esas lecciones? (no hay espóilers sobre elementos relevantes de la trama):

Tus historias deben tener drama

Cartel de la película 'El autor', recomendable si eres escritor
Imagen: Filmax

La película comienza en un auditorio de Sevilla, donde Álvaro asiste a la conferencia de un escritor. Este dice al público que su obra debe tener drama, y pone el ejemplo de un documental en el que vemos a pingüino que abandona a sus compañeros y huye. ¿Nos dirá el documental qué pasó después?

Como dice el escritor, “el público solo prestará atención y permanecerá atento para recibir drama”. El drama es “la lucha de nuestro héroe por superar aquellos obstáculos que le impiden cumplir su objetivo concreto”. Ese pingüino que se escapa, ¿cómo se alimentará? ¿sobrevivirá? ¿por qué se fue del grupo?

Al igual que el documental, nuestras historias han de tener drama, algo que active la historia y lleve a los personajes a un punto distinto al que se encontraban al comienzo. Por el camino tendrán obstáculos (físicos, emocionales…) que se lo harán más difícil, y nosotros, como autores o escritores, deberemos decidir si son capaces de superarlos o no.

Es el propio escritor extranjero quien lo resume muy bien en otro momento de su conferencia: “Los escritores tenemos que hacernos unas preguntas esenciales sobre lo que escribimos: ¿quién quiere qué? ¿Qué pasa si no lo logra? Y ¿por qué ahora?”.

Inspírate en la vida

Siguiendo el consejo de su profesor de escritura (interpretado por Antonio de la Torre), que le pide recordar la conferencia del escritor, Álvaro busca inspiración en su vida, en concreto en los vecinos del edificio al que se muda.

De aquí podemos extraer otro consejo para escribir: mira a tu alrededor, lo que pasa en la esquina o lo que cuentan los informativos. Escucha con atención la anécdota de alguien cercano a ti. El profesor de escritura lo dice así:

  • “Váyanse a la calle, investiguen la vida”
  • “La inspiración está en la vida”
  • “Sienta, escuche”

Fíjate en cómo hablamos, en definitiva, para plasmar realidad en los diálogos y que no suenen ficticios. Y eso nos lleva al siguiente punto:

Escucha conversaciones

¡Ojo! Con esto no te animo a que espíes los diálogos de los demás, como hace Álvaro en la película. Pero si te fijas con atención en cómo habla la gente o en cómo hablas tú mismo aprenderás a escribir diálogos más realistas, que suenen a verdad. No nos expresamos igual en una conversación distendida que en un consultorio o ante la administración, y todo esto es diferente a cómo redactamos un guasap o una solicitud de beca. Es difícil escribir diálogos que suenen a realidad, pero con la práctica y leyendo se aprende. Además, de ellos se pueden sacar ideas para un relato, una novela o, simplemente, cómo redactar una conversación, entrevista, charla, coloquio, debate…

Si quieres más trucos, lee los consejos de Literautas; su autora, Iria López Teijeiro, escribió todo un libro sobe ello que también te recomiendo (a mí me ha ayudado y me ayuda mucho): en Cómo escribir diálogos se tratan todos los aspectos para redactar esas líneas, incluidas cuestiones de puntuación, con numerosos ejemplos.

Ahora mi pregunta es: ¿has visto la película? Más allá de si te ha gustado o no, ¿te hizo reflexionar sobre la profesión de escritor? ¿Sacarías algún otro consejo?

¿Te gustaría compartir este artículo?
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print
Buffer this page
Buffer
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr
Share on Google+
Google+